¿Qué es el "Turismo de fertilidad"?

El Turismo de fertilidad (también llamado “Turismo reproductivo”) hace referencia al desplazamiento de las pacientes al extranjero con el fin de conseguir un tratamiento disponible, que no se les ofrece en su propio país.

El Turismo de fertilidad, en relación con el esperma de donantes, lo provoca principalmente la disminución del suministro interno. Se trata especialmente del caso de países donde se prohíben los donantes anónimos (p. ej.: Suecia, Austria, Suiza, Alemania, Países Bajos, Noruega, Reino Unido, Finlandia y Australia). Otros motivos importantes por los que se reduce el suministro es una compensación insuficiente, el gravamen fiscal de la compensación, unos programas de selección muy exhaustivos en los que se excluirá a un elevado porcentaje de candidatos donantes, la prohibición de tratamiento a parejas lesbianas y mujeres sin pareja, unos requisitos complicados de licencia/inspecciones de las autoridades, el requisito de que el donante debe probar haber sido padre antes de comenzar a ser donante, un límite bajo del número de embarazos o descendientes por donante, etc.

Las restricciones suelen tener como fin la protección de los intereses de la receptora y/o del niño/a, o el cumplimiento de otros objetivos éticos o políticos. Sin embargo, parece que es bastante complicado atraer a donantes de esperma incluso sin restricciones, por lo que cualquier tipo de restricción reducirá el suministro de esperma de donantes y fomentará el Turismo de fertilidad y el Mercado gris. Se trata de un verdadero dilema, al que los responsables políticos no suelen prestar atención.